De la montaña

 

MONTAÑESA

 

Camisa: De fuerte lienzo casero, casi hasta media pierna, con mangas muy anchas. Botones de hilo en forma de confite en el puño y uno cerrando el escote.

Saya: larga, cuatro o seis dedos por encima del tobillo, en bayeta, siendo los tonos más usuales el naranja vivo y luminosos, en encarnado, el verde y el amarillo. En la parte de abajo, una o dos tiras de terciopelo negro. El dobladillo por dentro va tapado con ancha cortapisa de bayeta en matriz contrastante. Entre la saya y el justillo siempre oculta la faltriquera.

Justillo: de terciopelo listado o labrado, de pana, en cualquier color, repulgado de panilla lisa o terciopelo en el mismo tono o contrastando. Se cierra delante con gruesos y jaspeados cordones de seda. Puede ser de profundo escote redondo o en cuadro. Lleva un pañuelo de seda o percal estampado en alegres ramos ya tapando toda la delantera, ya remetido por el escote.

Medias: de hilo, blancas o celestes, con espigas laterales de prieto calado. No pasan de la rodilla, atándose con unas ligas hechas con cinta de color.

Calzado: zapato escotado de paño negro con adornos de madroños o trencillas de color.

Aderezo: Ceñidas gargantillas de gruesos troncos de coral, entreveradas de cruces y medallas recortadas, o bien de cuentas vistosas en pasta de vidrio, alternando grupitos de sartas azules, rojas, blancas… Pendientes largos o grandes aros planos sobredorados.

Tocado: Pañuelo de seda o algodón floreado en tonos vivísimos, gustando los que abundaban en rojo o amarillo, o rojo y verde. Va cruzado bajo la nuca y anudado arriba, a la raíz de las trenzas.

 

MONTAÑÉS

 

Camisa: de fuerte lienzo casero, larga hasta las rodillas, abierta hasta el pecho, cerrándose con botones de hilo en forma de confite. Pechera de finas lorzas.

Pantalón: de alzapón, en paño fino, azul claro preferentemente, con remontas de paño negro.

Chaleco: de pana o seda labrada con vistosos y menudos estampados. Botonadura de filigrana o de plaqué. La espalda va cortada en satén, cotón adamascado u otro tejido relumbrante.

Chaqueta: de paño oscuro, corta, sin entallar, de puntas redondeadas o en pico, manga recta con adorno de trencillas negras. Botones de plaqué o de clavo, también en los delanteros. La chaqueta, por lo general, se llevará al hombro.

Ceñidor: de seda o estambre, rojo, azul, verde, morado…

Zapato: alto y fuerte en el color natural del cuero.

Tocado: Sombrero de copa alta de fieltro negro y mate; lleva prendidas una pluma de pavo real y un puñado se siemprevivas. Otros mozo llevan sombrero serrano, o galeros pardinegros, siendo frecuentes los calañeses, sombreros con alas como una cazoleta y copa troncocónica.

Complementos: Palo pinto, con labores al fuego.

 

 

Texto de descripción de los trajes extraído del libro “TRAJES POPULARES DE CANTABRIA. SIGLO XIX” de Gustavo Cotera, Editorial Institución Cultural de Cantabria, Santander (1982)